Aplazada la huelga en la Inspección de Trabajo y Seguridad Social
- Trabajo se compromete a realizar las actuaciones precisas para implementar la RPT aprobada el pasado 7 de julio de 2021, ante el Ministerio de Hacienda
- Mientras tanto, Hacienda y Función Pública inicia el refuerzo del organismo con una productividad extraordinaria de 6 millones de euros y el aumento del número de la plantilla con 200 interinos de personal administrativo.
- CSIF valora la propuesta y da un voto de confianza para la autorización del acuerdo
29 de Marzo de 2022

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y el resto de las organizaciones presentes en la Inspección de Trabajo han acordado aplazar la huelga de 24 horas que estaba convocada para mañana, hasta dentro de tres meses.

El Ministerio de Trabajo ha ofrecido un incremento de la productividad vinculada a resultados en 6 millones de euros que iría destinada a todos los grupos que integran este colectivo, así como el refuerzo de la plantilla con 200 interinos y la revisión de la relación de puestos de trabajo (subidas pendientes y reclasificaciones de categorías) estimada en otros 13 millones. El departamento que dirige Yolanda Díaz nos ha pedido un plazo de tres meses para recabar la autorización del gasto por el Ministerio.

CSIF valora de manera positiva la voluntad de Trabajo, que se ha comprometido a informarnos puntualmente de la evolución de esta negociación. No obstante, este aplazamiento no es un cheque en blanco. Mantendremos la presión y estaremos vigilantes.

Desde CSIF, reiteramos nuestra denuncia por el grado de abandono en el que se encuentra la Inspección. La plantilla está compuesta por 2.200 trabajadores de inspección activa y otros 800 de personal de apoyo; es decir la Inspección de Trabajo recae sobre una plantilla de 3.000 personas mientras que la población activa española se sitúa en los 20 millones.

Con estos datos, entendemos que el sistema está condenado al fracaso con recursos insuficientes y una plantilla completamente desbordada ante las necesidades que plantean las relaciones laborales. A todo ello se suman las numerosas modificaciones legales que se han producido durante la pandemia, los constantes movimientos de ERTES y los que tendrán lugar como consecuencia de la crisis económica.

Denunciamos por tanto el incumplimiento sistemático por parte del Ministerio de Trabajo del pacto alcanzado el pasado 7 de julio con las organizaciones sindicales, por el que se planteaba un reforzamiento del sistema de la Inspección con medidas para paliar los problemas de este organismo y cuya intensidad crece día a día:

  • Graves carencias de plantilla.
  • Déficit de recursos técnicos y materiales.
  • Ausencia de carrera profesional y de horizonte laboral, lo que contribuye a la descapitalización de la plantilla.
  • Falta de reconocimiento y de dignificación de las funciones del personal.