La reforma laboral es una "carga de profundidad" contra la investigación
24 de Enero de 2022

CSIF alerta de los graves problemas que se ciernen sobre la contratación laboral con cargo a proyectos de investigación y pide para los investigadores un nuevo modelo de contrato por tiempo indefinido

El Real Decreto-Ley 32/2021, de 28 de diciembre, de medidas urgentes para la reforma laboral, pactado entre el Gobierno, CC.OO. y UGT y la CEOE, suprime el contrato de obra o servicio determinado y, para CSIF, ataca directamente a la línea de flotación de la contratación laboral del personal investigador y técnico con cargo a proyectos.

La norma deroga expresamente el contrato de obra o servicio determinado regulado en el artículo 15.1 letra a) del Estatuto de los Trabajadores afectando directamente al contrato de obra o servicio para la realización de proyectos de investigación científica o técnica, recogido tanto en la Ley Orgánica de Universidades como en la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación. CSIF señala que se trata de una modalidad contractual muy utilizada en la investigación ya que muchos proyectos tienen un carácter temporal.

La reforma laboral permite mantener hasta un máximo de tres años los contratos suscritos con anterioridad al 31 de diciembre de 2021 y permite nuevos contratos hasta el 30 de marzo de 2022 pero con una duración máxima de seis meses. Esto implica que a partir del mes de marzo se va a producir la imposibilidad de recurrir al contrato de obra o servicio determinado con cargo a proyectos. CSIF quiere señalar que este hecho ya bloquea la contratación en algunas universidades y, de no obtener solución inmediata, bloqueará pronto proyectos de investigación.

Esta medida, sin ofrecer ninguna alternativa ni moratoria de aplicación, podría afectar a más de 30.000 investigadores y técnicos que realizan un magnífico trabajo en el Sistema Español de Ciencia, Tecnología e Innovación y, en especial, en las universidades públicas y los organismos públicos de investigación (OPI,s) de la Administración General del Estado.

CSIF denuncia que, además, todo esto se produce en un escenario normativo inestable y cambiante en el que se anuncia una nueva Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) y una reforma de la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación cuyo anteproyecto ya está en audiencia pública.

Por último, el sindicato lamenta que nadie haya pensado en la investigación a la hora de redactar la reforma laboral e informa que CSIF planteará este problema y pedirá para los investigadores un nuevo modelo de contrato por tiempo indefinido en la próxima reunión con el ministro de Universidades, Joan Subirats, prevista para el 9 de febrero.