El sindicato de Policía Foral SPF/CSIF lleva a cabo un curso con gran relevancia en el aprendizaje a la hora de salvar vidas humanas
Organizado junto a EUSPEL (Ertzaintza), ha contado con participantes de otros cuerpos policiales como Guardia Civil, Policía Municipal de Pamplona y militares

En el curso TECC-LEO (Tactical Emergency Casualty Care for Law Enforcement Officers) se ha visto como actuar adecuadamente y asistir a heridos reduciendo muertes evitables en un entorno hostil

Desde el sindicato solicitamos a las Administraciones que se involucren con este tipo de formación tan necesaria
05 de Noviembre de 2021

Los sindicatos profesionales CSIF/SPF (Policía Foral) y EUSPEL (Ertzaintza) organizaron el pasado 29 y 30 de octubre un curso con dos ediciones de primeros cuidados tácticos sanitarios. La primera edición se realizó en Berrioplano y la segunda en Irún.

Al curso, impartido por la asociación COPS CAVE, acudieron personal de diversas unidades de Policía Foral, Ertzaintza, Guardia Civil, Policía Municipal de Pamplona, Protección Civil y militares del Regimiento América 66 y Galicia 64. El alcalde de la Localidad, Raúl Julio Bator, fue el encargado de la apertura tras ceder sus instalaciones para poder realizar los diversos talleres teórico-prácticos, recogido dentro del acuerdo que CSIF y el Ayuntamiento navarro tienen para la realización de acciones formativas.

El objetivo del TECC-LEO (Tactical Emergency Casualty Care for Law Enforcement Officers) es formar a los agentes para actuar adecuadamente y asistir a heridos reduciendo muertes evitables en un entorno hostil. La prioridad es la asistencia a los ciudadanos o a los propios policías heridos que se encuentran en una zona caliente fruto, por ejemplo, de un ataque terrorista o en un entorno hostil, donde en principio no pueden entrar facultativos sanitarios al no ser la zona segura.

En el curso se observaron las directrices a seguir en estos casos, así como el tratamiento de las principales causas de muerte evitables en combate hasta el traslado y asistencia médica de la persona herida con técnicas de rescate, acarreos y arrastres, uso y aplicación del torniquete, control de sangrado, aplicación de un parche torácico, etc.

Aparte de atentados terroristas, son numerosos los casos de policías que han intervenido y salvado vidas en intervenciones como accidentes de tráfico o laborales, precipitados, heridos por armas blancas o de fuego, espectáculos taurinos, etc. y es que, está comprobado que los policías son la figura de primer interviniente en los accidentes, siendo esto demostrado con los DESA (Desfibriladores), con los que los agentes han conseguido salvar varias vidas.

Desde CSIF/SPF señalamos la importancia de avanzar en esa mentalidad de figura del primer interviniente con material de control de sangrado. Por suerte, cada vez se ven más torniquetes en los ceñidores policiales y botiquines con el material necesario pero, queremos remarcar que, tanto el material como la formación es costeada por el propio policía.

Por poner unas cifras, el tiempo de vida ante una hemorragia masiva son 3-4 minutos aunque dependiendo del tipo de herida puede ser menos de 1 minuto. Ante la obstrucción de la vía aérea el tiempo son 4-6 minutos y a partir de 10 minutos un neumotórax abierto pasa a ser un neumotórax a tensión. Con esto queremos decir que, así como se vio con el DESA que esos minutos hasta que llegaba una ambulancia eran vitales y la figura del policía como primer interviniente era crítica para mantener a una persona con vida, lo mismo pasa ante estos casos, y no sólo ante atentados como en el 11M o en las Ramblas, sino ante accidentes o intervenciones más cotidianas.

En conclusión, CSIF/SPF solicita a las Administraciones que se involucren con este tipo de formación y en la compra del material necesario para poder atender a la ciudadanía y seguir salvando aún más vidas.

Ver Galería