Nefasta gestión de Salud Responde ante las fiestas de navidad y la sexta ola
SALUD RESPONDE
29 de Diciembre de 2021
  • CSIF denuncia que a día de ayer, 28 de diciembre, el personal de Salud Responde no sabía cuando trabajará ni quien lo hará a tres días de comienzo del nuevo mes, añadiendo esto a las fechas señaladas impidiendo así cualquier tipo de conciliación familiar

La sección sindical de CSIF en Salud Responde denuncia una vez más la falta de organización de la empresa Ilunion, en plena sexta ola con los contagios disparados. A día de ayer, 28 de diciembre, la gran mayoría de los trabajadores no saben que turno tienen el día 1 de enero. “En estas fechas tan señaladas, que no sepan los compañeros, si van a cenar en nochevieja en casa o van a estar de noches, si van a poder comer el día 1 o si van a poder disfrutar de la cabalgata y del día de reyes con sus hijos, esta falta de organización es habitual, pero en estas fechas se acentúa, debido a las vacaciones del colegio, ya que la empresa impide cualquier tipo de conciliación familiar, lamenta Carlos Abellán, delegado de CSIF en Salud Responde, quien defiende que Salud Responde funciona únicamente gracias a la responsabilidad y profesionalidad de sus trabajadores y trabajadoras”

Por otro lado, hay empleados del servicio de atención al usuario que llevan más de un año trabajando y que aún no han firmado los contratos. “Esta situación se agrava cuando luego llegan a la Seguridad Social, y muchos se encuentran, que están contratados a distintas horas, otros que no están dados de alta, otros no cotizan… No entendemos cómo desde la Junta de Andalucía se permite esta situación”, afirma el responsable sindical.

Asimismo, estos trabajadores se encuentran con un problema en el recibo de las nóminas. “Te dan una clave para una web, pero si no funciona o la clave está mal, no te dan la solución, tenemos trabajadores que han pedido la nómina por escrito y lo remiten a una aplicación, se la descargan, pero no funciona y le dan un número de WhatsApp y un correo, pero ya no hay respuesta. Por lo que en este servicio público nos encontramos, gente trabajando sin contrato y sin derecho a nómina. Jamás creíamos que se pudiera consentir algo así en un servicio público de la Junta de Andalucía, donde se debería de dar ejemplo de buena gestión”.

Abellán concluye que es desesperante, el nivel de llamadas es agobiante, con un estrés horrible y a todo eso le sumas, la mala gestión, la nula respuesta por parte de la empresa y la dejadez. Una situación inasumible por parte del trabajador.