CSIF estará vigilante para que se preserve la seguridad y la salud en las oficinas del SEPE abiertas al público
SEPE
07 de Julio de 2020
  • De las 25 oficinas de Jaén, ya hay 18 abiertas al público. Las demás de abrirán cuando cumplan las medidas de seguridad para personal y ciudadanía

Jaén, 7 de julio de 2020

Ayer lunes estaba previsto la apertura de las 192 oficinas que albergan las sedes del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) en Andalucía, sin embargo, como sospechaba CSIF, algunas de ellas no han podido reabrir sus puertas al público debido a que aún no se han adoptado todas las medidas preventivas correspondientes. La central sindical estará vigilante para que todas las oficinas que abran al público cumplan las medidas para preservar la seguridad y salud tanto de su personal como de la ciudadanía que acuda a ellas.

En la provincia de Jaén, de las 25 oficinas, hay dos que no abrirán por no tener personal para ello, ya que ningún trabajador de los grupos de riesgo desempeñará su trabajo de forma presencial hasta que no tenga la valoración médica correspondiente. Además, hay siete que se encontraban sin mamparas protectoras (Jódar, Torredonjimeno, Cazorla, Campillo de Arenas, Pozo Alcón, Quesada y Martos) por lo que en dichas oficinas se mantiene la atención telefónica y solo abrirán cuando las tengan.

En este sentido, el Sector de la Administración General del Estado en CSIF ha remitido sendos escritos a las direcciones provinciales del SEPE en las ocho provincias andaluzas para recabar información sobre la situación de las oficinas --que son de titularidad del Servicio Andaluz de Empleo (SAE)-- al considerar que existían dudas sobre las medidas de prevención implementadas.

Además, todas las oficinas de la provincia de Jaén tendrán un vigilante y las de mayores dimensiones contarán con más de un efectivo de seguridad.

CSIF Andalucía se ha interesado por la revisión en todas ellas de las instalaciones de climatización, la instalación de mamparas de protección preceptivas, la dotación de equipos de protección individuales (EPI) y de material desinfectante, así como por las medidas organizativas para reducir las posibilidades de transmisión del virus.