La falta de recursos humanos y la mala gestión, principales causas del aumento de agresiones a los profesionales de la Sanidad
SANIDAD
11 de Marzo de 2022
La falta de recursos humanos y la mala gestión, principales causas del aumento de agresiones a los profesionales de la Sanidad

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en Granada ha lamentado que las agresiones físicas y verbales sigan siendo una “constante” para los profesionales de la sanidad granadina y que se hayan agravado durante el último año por “la falta de personal y la mala gestión de la Administración sanitaria”.

En torno a la celebración este sábado, 12 de marzo, del Día Europeo contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario, el sindicato ha denunciado que en la provincia este tipo de conductas violentas aumentaron un 57 % en 2021, pasando de 79 en el año 2020 a 124 agresiones (95 no físicas y 29 físicas) durante 2021. Asimismo, alerta de que en el primer trimestre de este año se han producido un total de 6 agresiones solamente en el hospital Virgen de las Nieves, “lo que demuestra que esta lacra no se detiene”.

La responsable de Sanidad de CSIF Granada, Matilde Núñez, ha detallado que “el colapso de la Atención Primaria, el retraso en la atención de patologías no covid, la presión hospitalaria y una mayor crispación social han provocado un aumento en el número de agresiones”. “La mayoría de estos episodios violentos se han producido en la Atención Primaria, que acapara más de la mitad del total de agresiones registradas, el 59,10 %”, ha indicado Núñez, quien además ha incidido en que “el 41 % de estas agresiones tienen lugar en los servicios de Admisión y en Urgencias, principalmente por parte de los pacientes y usuarios del servicio (en el 65,31 % de los casos), y entre las principales causas ha destacado una demanda no satisfecha (33,53%); por estar en desacuerdo con el trato o la atención recibida (22,52 %), o sin una causa aparente (en el 18,87 % de las ocasiones)”.

La responsable sindical ha reclamado “más plantilla y más personal de vigilancia, cambios normativos para combatir este tipo de conductas, mejor adaptación de los lugares de trabajo para que sean más seguros ante las agresiones, así como más campañas de sensibilización”. Estas reivindicaciones se enmarcan dentro de la campaña puesta en marcha por el sindicato bajo el lema ‘Cero agresiones ¡Basta ya!’, con la que exige tolerancia cero frente a la violencia física y verbal en los centros sanitarios.

“Puntos débiles” del Plan de Prevención

Entre otros aspectos mejorables del Plan de Prevención y Atención de Agresiones del SAS, CSIF muestra su “disconformidad” con el hecho de que no se estén celebrando las reuniones trimestrales con los interlocutores policiales para analizar la realidad de cada provincia, tal como recoge el Plan de la Administración sanitaria, o la falta de formación a los profesionales sobre cómo activar el plan tras sufrir una agresión, en qué casos deben acudir para que se les realice un parte de lesiones o cuándo pueden interponer denuncia, por lo que urge a “facilitar una mayor formación a las plantillas”.

Matilde Núñez denuncia que en la mayoría de casos, las sentencias y multas con las que se condenan este tipo de agresiones “no son nada disuasorias y dejan en situación de indefensión a los profesionales”. CSIF Granada insiste en la necesidad de adecuar el régimen sancionador a la realidad actual y que “todas las infracciones sean explícitamente expresadas”, para que no existan márgenes de interpretación para que alguna de las conductas queden sin sancionar, al tiempo que propone que la Administración sanitaria actúe de oficio.

Por último, el sindicato advierte de que “los botones antipánico no están en todos los servicios y en ocasiones no están cerca de donde se produce la agresión”, al tiempo que pide “medidas estructurales o de protección colectiva, así como una dotación adecuada de vigilantes de seguridad”.