CSIF Granada reclama la ampliación de plantillas en centros y residencias de mayores de gestión directa de la Junta
ADMÓN. GENERAL JUNTA DE ANDALUCÍA
01 de Octubre de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) Granada, sindicato más representativo en las administraciones públicas, ha valorado el esfuerzo y la entrega de todos los profesionales que trabajan en centros destinados a las personas mayores en la provincia, tanto residenciales como no residenciales, y ha reclamado que se amplíen las plantillas en los 23 centros de participación activa de mayores (CPA) así como en la residencia de Armilla, centro residencial de gestión directa de la Junta, que prestan un servicio “esencial” y se encuentran “infradotados”.

Así lo ha manifestado el sector de Administración General de la Junta de Andalucía de CSIF Granada con motivo del Día Internacional de las Personas Mayores, que se celebra este viernes, subrayando que “las relaciones de puestos de trabajo (RPT) de estos centros esenciales son mínimas y, en muchos casos cuentan sólo con un director o directora y un trabajador o trabajadora social, cuando muchos de ellos atienden a un volumen importante de personas”. Hay centros de participación activa que tienen hasta 20.000 socios, según los datos de los que dispone el sindicato. Además, muchos de ellos no tienen la RPT cubierta.

En esta línea, el sindicato ha apuntado que “muchos de los trabajadores que prestan su servicio en los CPA, sobre todo en zonas rurales desarrollan su jornada en turnos partidos y trabajando por las tardes, cuando no lo tienen reconocido ni les correspondería hacerlo”. “La profesionalidad, la dedicación y compromiso de estos trabajadores y trabajadoras es lo que hace que estos centros, fundamentales para el envejecimiento activo de nuestros mayores, funcionen”.

Igualmente, CSIF Granada ha criticado el recorte realizado antes del inicio de la pandemia de talleres y actividades que prestan los CPA, así como la falta de inversión por parte de la Administración en el mantenimiento y acondicionamiento de estos centros, la mayoría de los cuales son bastante antiguos.

Estos centros, con plantillas que tienen una media de edad de 54 años, “cuentan con unas RPT desfasadas y desactualizadas y sufren carencias estructurales muy importantes como consecuencia de la alarmante y cada vez más progresiva desdotación de puestos de trabajo”. Todo ello sin olvidar que “albergan a personas usuarias con gran nivel de dependencia y, por lo tanto, es indispensable que cuenten con un equipo multidisciplinar para proporcionar los cuidados, técnicas y tratamientos necesarios”.