La brecha salarial entre hombres y mujeres en Granada se sitúa en un 17 %, mientras que las mujeres casi duplican a los hombres en contratos a tiempo parcial
IGUALDAD / BRECHA SALARIAL
18 de Febrero de 2021
La brecha salarial entre hombres y mujeres en Granada se sitúa en un 17 %, mientras que las mujeres casi duplican a los hombres en contratos a tiempo parcial

Con motivo del Día Internacional de la Igualdad Salarial entre hombres y mujeres, que se celebra el 22 de febrero, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en Granada ha puesto de relieve la enorme brecha salarial que existe entre hombres y mujeres en la provincia, donde las mujeres ganan un 17% menos de media y casi duplican a los hombres en contratos a tiempo parcial.

En concreto, las mujeres granadinas ganan anualmente 14.947 euros de media al año, 3.044 euros menos que los hombres, que perciben 17.991 euros de sueldo anual, lo que supone un 16,91 % menos, según datos de la Agencia Tributaria actualizados a 2019. No obstante, esta diferencia salarial asciende hasta los 4.623 euros anuales menos entre el colectivo femenino de 46 a 55 años.

Por sectores de actividad, la brecha salarial es mayor en el sector de las Entidades Financieras y Aseguradoras (con una diferencia salarial de hasta 8.899 euros menos al año), la Industria (con 7.151 euros menos de sueldo anual para las mujeres), la Información y Comunicaciones (donde la diferencia en sueldos anuales se sitúa en los 6.412 euros) o los Servicios Sociales (con 5.655 euros menos).

En cuanto a la duración de la jornada, el 63,88 % de los contratos realizados a tiempo parcial son a mujeres, tal como indica la Encuesta de Población Activa (EPA) de Granada del cuarto trimestre de 2020. Concretamente, hay 34.300 mujeres contratadas a tiempo parcial en la provincia, frente a los 19.400 hombres contratados de este modo, con lo que la cifra de mujeres multiplica por 1,7 a la de hombres en este aspecto.

Por otro lado, la temporalidad y precariedad también penalizan a las mujeres, que son las que concentran la mayor parte de los contratos temporales. CSIF Granada subraya que solo el 44,28 % de los 171.400 contratos indefinidos firmados en la provincia en el último trimestre del año 2020 corresponden a mujeres, un total de 75.900 contratos con carácter indefinido frente a 95.600 para los hombres.

En cuanto al sector público, CSIF Granada incide en que tanto la temporalidad como la brecha salarial también castiga a las mujeres. Así, según datos del propio Ministerio de Política Territorial y Función Pública, en su informe de situación de la mujer en la Administración General del Estado, las mujeres cobran entre 1 y 1,5 euros menos por hora de trabajo que los hombres.

Estos datos reflejan que “la crisis del covid-19 no solo ha supuesto un problema social, sanitario y económico a gran escala, también ha afectado de manera específica al equilibrio entre vida y trabajo entre hombres y mujeres, agravando la de por sí elevada brecha salarial y, de manera singular, cebándose con ellas en el desempleo y el reparto de responsabilidades familiares, sobre todo en los sectores más azotados por la pandemia y en las que ellas son mayoritarias como la hostelería, administración y servicios y empleadas del hogar”, explica Ascensión Serrano, responsable de Igualdad de CSIF Granada.

CSIF Granada pone el énfasis en las consecuencias que tiene para una mujer que se ve obligada a coger una reducción de jornada para el cuidado de menores y mayores o a dejar su trabajo: reducción de salario, cotización y jubilación, merma de las posibilidades de promoción profesional, dependencia económica de la pareja, etc. Todas estas circunstancias condicionan la brecha salarial así como la futura pensión.

Principales reivindicaciones

CSIF demanda incluir en los planes de reconstrucción tras la crisis de la covid medidas específicas contra la situación de desigualdad de las mujeres, incluida la brecha salarial. Asimismo, reclama que se cumpla el Real Decreto 902/2020, de 13 de octubre, de igualdad retributiva entre mujeres y hombres, así como la incorporación de la perspectiva de género en las negociaciones de los convenios colectivos, prestando especial atención a las retribuciones, según ha explicado la responsable sindical.

Por último, el sindicato quiere reconocer de manera especial a las mujeres que, con todas las dificultades añadidas que suponen las tradicionales desigualdades y situaciones de discriminación, están en primera línea luchando en esta crisis y velando por la salud, las prestaciones y los servicios que recibe la ciudadanía: profesionales de la sanidad, maestras, administrativas, cajeras de supermercado, trabajadoras del campo, trabajadoras de todos y cada uno de los sectores productivos que han sido golpeados por la crisis.

Ver Galería