CSIF anima a los profesionales de la sanidad a denunciar las agresiones verbales que sufren, “infradeclaradas” durante la pandemia por las consultas telefónicas
SANIDAD
11 de Febrero de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en Granada ha diseñado una campaña bajo el lema “Ante una agresión verbal, HABLA” para animar a los profesionales del sistema sanitario público a comunicar las agresiones verbales que sufren y cuya declaración se ha reducida considerablemente durante el año 2020, marcado por la pandemia de la covid-19.

Así, Granada registró un descenso general en el número de agresiones a profesionales de la sanidad en 2020 (79 en total, 70 mediante insultos o amenazas y 9 físicas), “en parte por el confinamiento y las consultas telefónicas no presenciales”, mientras que durante 2019 se contabilizaron 114 agresiones (90 verbales y 24 físicas), lo que supuso un aumento de 31 agresiones con respecto a 2018 y 38 más que en 2017, según los datos facilitados por el Servicio Andaluz de Salud (SAS).

Al respecto, el sindicato ha puesto de relieve la importante bajada en las denuncias por agresiones no físicas a profesionales de la sanidad desde el comienzo de la pandemia en relación al año anterior. La conclusión que la Central Sindical extrae de este acusado descenso es que la pandemia de la covid-19, en la que se ha impuesto la atención no presencial --fundamentalmente en Primaria--, ha hecho disminuir la declaración de agresiones verbales, no las agresiones en sí, ya que muchas de ellas se han producido telefónicamente y no han sido percibidas como tales por el personal afectado.

La responsable de Sanidad de CSIF Granada, Matilde Núñez, afirma que “nuestros delegados en los centros sanitarios tienen constancia de que se producen, con cierta frecuencia, situaciones de malos modos, insultos y trato degradante hacia los profesionales, en muchas ocasiones por teléfono como `teleagresión´, por lo que el trabajador o trabajadora no entiende que dicha circunstancia pueda denunciarse y se queda en un episodio más, sin ser registrado por la Administración sanitaria” y señala que “este tipo de comportamientos violentos se ven agravados en la actualidad como consecuencia del deterioro en la asistencia sanitaria provocada por la crisis de la covid-19 y el déficit en las plantillas tanto en la Atención Primaria como en los hospitales”.

Con el objetivo de concienciar a los profesionales sobre la necesidad de denunciar también las agresiones verbales, la Central Sindical ha diseñado la mencionada campaña dirigida a hacer visibles este tipo de situaciones, animando al personal del sistema sanitario a que las denuncie, ya que “la mejor prevención es la comunicación”, indica la iniciativa.

La última agresión de la que ha tenido constancia CSIF Granada ocurrió el pasado 26 de enero en las urgencias del Hospital Virgen de las Nieves, cuando la acompañante de un paciente agredió física y verbalmente a una médica tras comunicarle la profesional que no iba a ser atendido por negarse a cumplir con el protocolo de seguridad frente a la covid-19.

Cambios en el régimen sancionador

La responsable sindical ha recordado que la Administración sanitaria mantiene “la callada por respuesta” en relación a la solicitud realizada por el sindicato hace ya un año sobre cambios en el régimen sancionador de las agresiones a las empleadas y empleados públicos de los centros sanitarios.

Por ello, CSIF Granada insiste en la necesidad de adecuar el régimen sancionador a la realidad actual, de manera que sirva de medida ejemplarizante frente a conductas de este tipo. Al respecto, Matilde Núñez denuncia que en la mayoría de casos, las sentencias y multas con las que se condenan este tipo de agresiones “no son nada disuasorias ni van encaminadas a la prevención o a la concienciación ciudadana y dejan en situación de indefensión a los profesionales, que están demostrando su valía y labor durante toda la pandemia y que se encuentran saturados, exhaustos y sobrepasados por las cargas de trabajo”.

Protección también para el personal de vigilancia

Por otra parte, CSIF Sanidad ha solicitado a la Administración sanitaria en la Mesa Técnica de PRL del SAS celebrada en el día de ayer "medidas preventivas, disuasorias y de protección coordinadas que tengan en cuenta, no solo al personal propio del Servicio Andaluz de Salud, sino a todas las personas que trabajan dentro de edificios sanitarios, como por ejemplo los vigilantes de seguridad”.

En este sentido, el sindicato ha denunciado recientemente varias agresiones a miembros de este colectivo, como por ejemplo la ocurrida hace una semana en el Hospital Materno Infantil de Granada, donde un vigilante sufrió un intento de agresión con arma blanca.