CSIF valora el trabajo del personal de Informática de la Junta de Andalucía durante la pandemia y critica la política de externalización de servicios
ACTUALIDAD | AGJA
09 de Diciembre de 2020
  • El sindicato aplaude la labor que desarrolla este colectivo en el Día Mundial de la Informática y reclama mayor dotación de recursos humanos para adecuar la plantilla a las necesidades reales en este ámbito

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en Andalucía, sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha valorado el trabajo que desarrolla el personal de los servicios de Informática de la Junta de Andalucía, en particular en relación con las necesidades que han ido surgiendo a raíz la pandemia, y especialmente en el periodo de confinamiento más agudo como consecuencia de las crisis sanitaria. Asimismo, el sindicato rechaza la política de externalización que está llevando a cabo la Administración autonómica en relación a estos servicios.

Así lo ha manifestado el presidente del Sector de la Administración General de la Junta de Andalucía en CSIF, Enrique Álvarez de Toledo, con motivo del Día Mundial de la Informática, que se celebra este miércoles. El representante sindical ha criticado “la privatización que la Administración autonómica ha llevado a cabo en relación a la mayoría de las labores relacionadas con la prestación de estas tareas, dejando a un lado la adecuación de la plantilla a unas necesidades cada vez mayores”.

Ante ello, ha recordado las reivindicaciones de la organización en este ámbito y ha lamentado “que se haya impedido la carrera administrativa de estos profesionales”, al tiempo que ha reclamado un incremento en los recursos humanos para adaptar las plantillas a las necesidades reales” que existen en esta materia.

La organización sindical critica la centralización de la Administración respecto a estos profesionales, ya que el 72% del total de plazas de los cuerpos superiores de Informática (cuerpos A1 y A2) se encuentra en la provincia de Sevilla, en los servicios centrales de la Junta.

“Debido a esta política de centralización, la Junta de Andalucía está desperdiciando un personal que a través de las pruebas de selección ha demostrado estar altamente cualificado, ya que el número de plazas de estos cuerpos es muy reducido y, por tanto, solo llegan a entrar los mejores tras una gran competencia”, ha señalado Álvarez de Toledo.

CSIF considera notorio “el gran atraso de la Administración en la Junta de Andalucía” respecto a la organización y gestión de los recursos humanos en este ámbito, ya que “mientras otras empresas apuestan por formar equipos de trabajo distribuidos gracias a las nuevas tecnologías, la Administración se enroca en una centralización y externalización absurdas, desperdiciando a un personal de altísima calidad y creando una dependencia tecnológica con las empresas a las que contrata”, según ha explicado Álvarez de Toledo.

Igualmente, CSIF Andalucía entiende que la Administración “desprestigia al personal informático al no considerar el requisito de titulación académica específico en un gran número de puestos de trabajo donde la labor es puramente informática, dando paso a la opción de que otras titulaciones puedan ser admitidas para la cobertura de las plazas en las relaciones de puestos de trabajo”.

Rechazo a la Agencia Digital de Andalucía
Por otra parte, el presidente del Sector AGJA en CSIF ha rechazado la iniciativa de la Junta de “amontonar a todo el personal funcionario del área de Informática en una Agencia –la Agencia Digital de Andalucía-- donde las incertidumbres son enormes de cara a la conciliación familiar y laboral, así como a las condiciones de trabajo y de carrera administrativa del colectivo”.

Álvarez de Toledo advierte además que “mezclar al personal de la Administración General de la Junta con el personal de catálogo propio de otras agencias o empresas públicas provocará caos organizativo, debido a la heterogeneidad de derechos y deberes, que podría llevar a graves consecuencias en la aplicación de asuntos relacionados con jornadas, permisos, vacaciones, funciones, retribuciones o jerarquías”, ha argumentado.