CSIF exige mamparas de protección para los trabajadores del Registro Civil de Granada
JUSTICIA
05 de Junio de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) Granada pone de manifiesto la falta de medidas de protección a la que está expuesto el personal que trabaja de forma presencial en el Registro Civil de Granada, tras denunciar el sindicato hace solo unos días la desprotección a la que se enfrentaban los trabajadores de los juzgados de familia en el complejo de La Caleta.

La responsable del sector de Justicia de CSIF Granada, Silvia Martín, subraya que “estas dependencias judiciales han presentado problemas de espacio de forma crónica a lo largo de los años y en estos momentos no se han preparado para garantizar las distancias mínimas de seguridad establecidas protocolariamente con motivo del Covid-19”. La responsable sindical denuncia que “de los 22 trabajadores del Registro Civil hay 6 puestos de trabajo que se disponen tras un mostrador de atención al público separado hacia el exterior por un muro de cristal tras el cual los seis puestos de trabajo se disponen de forma contigua, uno al lado del otro, sin ningún tipo de mampara ni distancia mínima de seguridad entre trabajadores”.

CSIF Granada exige a la Administración que habilite mamparas de protección entre estos seis puestos de trabajo para proteger la salud de los trabajadores o, como alternativa, que se trasladen parte de esos puestos a otras dependencias judiciales existentes en el Registro Civil garantizado una reincorporación segura del personal de Justicia”.

Martín incide en que “la imposibilidad de emitir licencias de defunción, nacimiento, matrimonios y otros certificados con firma electrónica, sino en papel y con firmas en los libros, dejan a nuestros trabajadores con un alto grado de exposición al contagio”.

Registro Civil Moderno y Exclusivo

La responsable del sector de Justicia en CSIF Granada considera que “es más necesario que nunca abordar la ansiada reforma del Registro Civil que se ha visto nuevamente retrasado hasta el 30 de abril de 2021 tal como recoge el Real Decreto 16/2020 de 28 de abril de medidas procesales y administrativas para hacer frente al Covid-19 en el ámbito de Justicia, tras nueve años de prórrogas y retrasos”. Dicha reforma “nos llevaría a un modelo de Registro Civil electrónico que ponga fin a los cuellos de botella en nuestra Justicia y que aporte soluciones informáticas y organizativas en las dependencias judiciales”, añade Martín.

Decenas de Registros Civiles se han visto desbordados por la crisis sanitaria del coronavirus en todo el país a la hora de contabilizar defunciones y ha puesto de relieve las deficiencias que tiene el actual sistema judicial. Desde CSIF Granada se señalan “la falta de herramientas tecnológicas y la centralización del Registro Civil como las de mayor calado y cuyo abordaje se encuentra paralizado desde el año 2011”.