CSIF reclama reforzar la plantilla docente, sobre todo en Infantil, en la vuelta al cole tras la Navidad para afrontar con garantías la pandemia
Educación
04 de Enero de 2022

CSIF, primera fuerza sindical de la enseñanza pública en Córdoba y en Andalucía, reclama de cara a la vuelta a las aulas tras las vacaciones de Navidad un refuerzo de la plantilla docente, especialmente en Infantil, que abarca alumnado de 3, 4 y 5 años, para afrontar con mayores garantías de seguridad la situación actual de la pandemia y para extremar las medidas de seguridad frente al virus de la Covid-19.

Así lo manifiesta la responsable del Sector de Educación de CSIF Córdoba, Elena García, ante la reunión que tendrá lugar mañana martes entre los ministerios de Educación y Sanidad con las comunidades autónomas para abordar la vuelta al cole tras el periodo vacacional teniendo en cuenta la evolución pandémica. García apunta que “la etapa educativa de Infantil está compuesta por alumnado que aún no se ha vacunado ni se puede vacunar por el momento, ya que el suero pediátrico está indicado a partir de los 5 años”.

Además, recuerda que en la población de esta franja de edad inferior a seis años no es obligatorio el uso de mascarilla, lo que hace que las posibilidades de contagio y propagación del virus se incrementen considerablemente en las aulas donde el alumnado no usa esta barrera de protección. Igualmente, la máxima representante del Sector de Educación de CSIF a nivel provincial aboga por que haya refuerzos en aquellas unidades escolares que superen los 20 alumnos y alumnas en Primaria y los 22, en el caso de Secundaria y enseñanzas postobligatorias.

En este sentido, la responsable de CSIF Educación Córdoba explica que, si bien la organización sindical firmó un acuerdo con la Administración educativa sobre recursos humanos para el curso 2021-2022, “es la propia evolución de los acontecimientos, con el incremento de contagios y la subida de la incidencia por la variante Ómicron, la que hacen necesarios más efectivos fundamentalmente en dicha etapa educativa, donde son necesarios más apoyos para poder afrontar con más garantías la situación”.

Elena García resalta que, “siempre hemos dicho que el acuerdo sobre personal con la Consejería de Educación y Deporte era un punto de partida y que estaríamos muy vigilantes sobre la evolución de la situación” y argumenta que, a su juicio, “ha llegado el momento de intensificar los recursos personales en los centros educativos, sobre todo en Infantil”.

Por otra parte, el sindicato considera que “la cobertura de bajas de profesorado no admite demoras y, en las circunstancias actuales, es fundamental la máxima celeridad en este proceso, de forma que, en el caso de coincidir varias bajas en un mismo centro, se recurra a los llamamientos telefónicos sin tener que esperar a la convocatoria a través del sistema de provisión de interinidades (SIPRI)”.

Asimismo, desde CSIF se reclama a la Administración educativa la colocación de más purificadores en las aulas de los centros educativos y medidores de la calidad del aire, para poder comprobar la adecuada ventilación de las mismas como medida preventiva para frenar la expansión del virus. Además, el sindicato exige la realización de test masivos tanto entre el profesorado como entre el alumnado ante la vuelta a las aulas cordobesas.

En este sentido, subraya la importancia de la campaña que llevó a cabo el curso pasado el sindicato para solicitar tanto a la Administración autonómica, como a las corporaciones locales de Andalucía y a la Federación Andaluza de Municipios y Provincias (FAMP) que tomaran las medidas necesarias para la adquisición de este tipo de dispositivos purificadores en las aulas de los centros educativos públicos.

“Muchos ayuntamientos respondieron con celeridad ante esta demanda y ello permitió la instalación de estos aparatos en muchos centros. Es hora de que la Junta de Andalucía dé un paso al frente en este sentido y facilite que se instalen estos dispositivos donde no los hay”, demanda García.

“Desde CSIF Educación defendemos la presencialidad pero siempre con seguridad, lo que conlleva, dada la situación epidemiológica que atravesamos, replantearse e intensificar una serie de cuestiones que entendemos que son fundamentales para unas mayores garantías para el conjunto de la comunidad educativa”, concluye García.