CSIF ve paradójico que el SAS prescindiera de 8.000 profesionales hace unas semanas y ahora “se las ve y se las desea” para contratar personal
Sanidad
10 de Diciembre de 2021

CSIF considera “paradójico que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) haya prescindido solo hace unas semanas de 8.000 profesionales en Andalucía (cerca de un millar en Córdoba) y ahora se las ve y se las desea para encontrar personal al que contratar para cubrir necesidades imperiosas de los centros sanitarios”, coincidiendo con una nueva ola de la pandemia, el incremento de la incidencia del virus, la campaña de la gripe, las afecciones respiratorias típicas de este tiempo, los turnos de vacaciones navideñas y la inminente vacunación infantil de la Covid-19.

Así lo explica la responsable del Sector de Sanidad de CSIF Córdoba, María Maestre, quien detalla que “la Administración sanitaria se encuentra ahora con dificultades para contratar refuerzos en una época con una sobrecarga extraordinaria de trabajo”. Como principal prueba de los inconvenientes que está hallando la Consejería para reforzar las plantillas de los centros sanitarios, CSIF ha detectado que en Córdoba ya se está recurriendo a la convocatoria extraordinaria para Enfermería porque la bolsa única del SAS se ha agotado.

El sindicato señala que la propuesta de contratación de la Administración, en todo caso, “resulta insuficiente en todas las categorías y tampoco se ha trasladado en todos los centros”. En algunos hospitales, como es el caso del Hospital Universitario Reina Sofía, no se contrata y, si se intenta, hay categorías como Enfermería en las que no existe disponibilidad de profesionales.

La máxima representante de CSIF Sanidad Córdoba resalta que “una vez más hay que volver a lamentar el adiós de todos esos trabajadores y trabajadoras que tanto hicieron durante las fases más críticas de la pandemia y que ahora se echan de menos”. Por eso espera que la concentración del próximo 14 de diciembre ante los servicios centrales del SAS en Sevilla “abra la mente a los políticos y les haga ver no sólo que los 8.000 eran y son imprescindibles, sino que el sistema sanitario andaluz y cordobés necesita incluso más personal”.

“La experiencia del año y medio que llevamos en pandemia debería haber servido al SAS para evitar que se repita el círculo vicioso ya vivido en otros momentos de la crisis sanitaria, cuando a la falta estructural de profesionales se le sumaban las bajas de trabajadores con coronavirus o sospechosos de contagio”, concluye Maestre.