Csif informa: ABUSO SISTEMÁTICO DE LA TEMPORALIDAD EN LA GVA
29 de Septiembre de 2019
Apena comprobar cómo la situación del personal de la administración de Generalitat Valenciana se ha degradado exponencialmente en los últimos años. El empleado público, ha interiorizado un sentimiento de agravio constante por parte de quien se entiende debe ordenar los recursos de la administración, debido a los constantes descuidos sufridos, entre otros; la pérdida del poder adquisitivo, la dificultad en la promoción laboral, la carencia de medios para el desempeño laboral, la acuciante falta de personal...
El excesivo intervencionismo político en cuestiones de ámbito funcionarial ha propiciado que la situación laboral de los empleados públicos, y la calidad del servicio prestado al ciudadano hayan mermado sustancialmente en contra del sentido natural del progreso de la sociedad. Las consecuencias de la implantación de esta praxis ya son una realidad: una administración envejecida, desencantada, precarizada, interinizada…