Justicia: MOTIVACIÓN EN LOS CESES DE LIBRES DESIGNACIONES
25 de Septiembre de 2019

Con fecha 19 de septiembre de2019, la Sección Cuarta de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Supremo, ha estimado parcialmente el recurso contencioso-administrativo interpuesto por un funcionario del Consejo Nacional de Seguridad Nuclear, en cuanto a la falta de motivación del cese en el puesto de libre designación como jefe del Área de Experiencia Operativa.

La argumentación que da el Tribunal para estimar parcialmente este recurso, y que a su vez tiene interés casacional para la formación de jurisprudencia, se basa en los siguientes fundamentos de derecho:

  1. El funcionario de carrera que desempeña un puesto clasificado como de libre designación tiene un mero interés en su permanencia, no un derecho a la inamovilidad en ese concreto puesto, algo propio de los provistos mediante concurso reglado. Ese mero interés trae su causa en que la designación para el puesto se basa en un juicio de libre apreciación, por lo que quien lo designó puede juzgar que las condiciones subjetivas u objetivas, tenidas en cuenta para la designación, pueden haber desaparecido o cambiado, teniendo en cuenta el interés general que se satisface
    desde el desempeño del puesto.
  2. Como el acto de nombramiento, también el de cese debe ajustarse a exigencias formales obvias como, por ejemplo, que lo acuerde el órgano competente o la adecuada formación -en su caso- de la voluntad si es un órgano colegiado y a tales exigencias formales cabe añadir la motivación si bien con la debida modulación.
  3. Esta motivación ciertamente debe ir más allá de lo previsto en el artículo 58.1, párrafo segundo, del RGPPT, según el cual ” la motivación de esta resolución se referirá a la competencia para adoptarla “. Por tanto, al funcionario cesado debe dársele razón de por qué las razones de oportunidad, basadas en la confianza e idoneidad apreciada para el puesto y que llevaron a su elección, ya no concurren o si concurren qué otra circunstancia objetiva determina la pertinencia del cese.
  4. La razón o razones del cese no serán enjuiciables en lo que tiene de libre apreciación; ahora bien, es exigible que se explicite evitándose expresiones opacas, estandarizadas, que puedan encubrir una intención patológica por falsa, caprichosa o ajena a los requerimientos del puesto o a las exigencias de idoneidad profesional que llevaron a la elección. Esta exigencia de motivación se cualifica cuando se trata del cese de quien ejerce funciones de representación sindical.

El acuerdo de cese impugnado no daba razón alguna de la causa. Su silencio dejaba al demandante indefenso a efectos de una eventual impugnación. El fallo obliga a que la Administración demandada dicte un acto de cese exponiendo las razones del mismo, si bien no estima la pretensión de resarcimiento, ni que se le reponga en el puesto en el que fue cesado por no existir un derecho a la permanencia en el puesto.

Una de cal y otra de arena. Al menos con esta sentencia, el Tribunal Supremo establece jurisprudencia sobre la obligatoriedad de la motivación en los ceses de puestos de libre designación, lo que permitirá que el cesado pueda recurrir el acto impugnando los motivos del cese y no quedar en situación de indefensión.

Accede a la Sentencia

Fuente de datos: blog de Carlos Yebra Matiaci