¿padeces apnea del sueño?.La apnea del sueño multiplica por seis el riesgo de un accidente de tráfico
14 de Julio de 2019
La apnea del sueño es una alteración del ritmo respiratorio durante el sueño y más en concreto «episodios repetidos de obstrucción de la vía aérea superior durante el sueño», señala el neumólogo leonés José Enrique Gavela.

Se estima que un cuatro por ciento de la población sufre de apnea, lo que significa que paran de respirar mientras duermen, roncan y tienen excesiva somnolencia durante el día.

Esta prevalencia hace que la apnea del sueño sea considerada «un problema de salud pública en las sociedades occidentales», matiza el médico. Sin embargo, sólo el 40% de las personas afectadas están diagnosticadas.

En el Complejo Asistencial de León el año pasado se realizaron 528 estudios en la unidad que depende del Servicio de Neumología, lo que supone una media de dos estudios por día laboral.

El cansancio y el estrés son consecuencias directas de este trastorno respiratorio que se ha empezado a estudiar profundamentalmente en los últimos diez años, apunta el responsable de la Unidad de Estudios del Sueño y Ventilación No Invasiva del Servicio de Neumología de León.

Además del impacto en la vida diaria, la apnea del sueño tiene consecuencias fisiopatológicas muy importantes. «Es la principal causa de hipertensión arterial conocida y un factor de riesgo de cardiopatías isquémicas, arritmias, accidentes cerebrovasculares y marcapasos», añade el médido del Complejo Asistencial de León.

Otra consecuencia «muy importante», agrega, es que las eprsonas que sufren apnea «tienen seis veces más posibilidades de sufrir un accidente de tráfico que una persona sin apnea y si además ha ingerido alcohol el riesgo se multiplica por once», matiza.

Otros trastornos observados en las personas que viven con apnea son la disminución de la memoria, la falta de concentración, depresión, irritabilidad y cefalea en las mañanas, así como el cansancio crónico y la fatiga.

Los factores de riesgo de la apnea del sueño son el sobrepeso y la edad. Además es un trastorno respiratorio que prevalece entre los hombres (4,5%) por encima de las mujeres (3,5%).

Son factores agravantes de la apnea el alcohol y el tabaco, los fármacos para dormir, los depresores respiratorios y dormir boca arriba.

Los síntomas más llamativos son los ronquidos, las pausas respiratorias nocturnas y la excesiva somnolencia durante el día. El diagnóstico para se realiza en la Unidad de Estudios del Sueño y Ventilación No Invasiva del Complejo Asistencial de León y en el Hospital del Bierzo para su área de salud.

La lista de espera para estos estudios ronda los diez meses, muy similar a la de otros hospitales. Para aliviar esta espera y para ahorrar se valora la posibilidad de completar los estudios en el domicilio.