Prevención de Riesgos: Algunas recomendaciones para cuando tengamos que realizar una manipulación manual de cargas
Bien sea en el entorno laboral, o en tu actividad particular....
24 de Junio de 2019

La correcta manipulación manual de cargas es fundamental para reducir los problemas ergonómicos de un trabajador o persona. Y es que, la manipulación manual de cargas puede causar desde trastornos acumulativos, consecuencia del progresivo deterioro del sistema músculo-esquelético (dolores dorsolumbares) hasta traumatismos agudos (cortes o fracturas derivados de accidentes).

El dolor de espalda es uno de los principales problemas de salud relacionados con el trabajo en la Unión Europea (UE), con un 38,9 % de trabajadores afectados. Ante este panorama, es importante que que las personas/trabajadores encargados de manipular manualmente una carga sean conscientes, tanto de los peligros que conlleva una deficiente manipulación, como de las recomendaciones para evitar todo tipo de lesiones.

El esfuerzo humano, tanto de forma directa (levantamiento, colocación), como de manera indirecta (desplazamiento, empuje, tracción) es la clave de la manipulación manual de cargas. Para entender la importancia del esfuerzo, es muy importante apuntar que, por ejemplo, transportar o mantener la carga alzada sí se considera manipulación manual de cargas y la aplicación de fuerzas como el movimiento de una manivela o una palanca de mandos no es considerado manipulación manual de cargas. Teniendo en cuenta estos aspectos, a la hora de manipular manualmente una carga es muy importante tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • El peso de la carga a manipular. En condiciones ideales y perfectas para la manipulación, es decir con una postura ideal para el manejo, una sujeción firme del objeto con una posición neutral de la muñeca, levantamientos suaves y espaciados y condiciones ambientales favorables, el peso de la carga no debería exceder los 25 kg. Si los trabajadores que van a manipular la carga son mujeres, empleados jóvenes o mayores, o simplemente se busca proteger a un determinado segmento de población, no se deberían manejar cargas superiores a 15 kg.
  • La posición de la carga con respecto al cuerpo. Además del peso, un factor fundamental que aumenta los riesgos ergonómicos por manipulación manual de cargas es el alejamiento de la propia carga respecto al centro de gravedad del cuerpo. En la posición de la carga con respecto al cuerpo influyen dos aspectos: la distancia horizontal (H) y la distancia vertical (V).

Recomendaciones para la manipulación manual de cargas

Planificar el levantamiento. Para planificar el levantamiento de forma adecuada es fundamental seguir una serie de premisas:

  • Siempre y cuando sea posible se deberán utilizar ayudas mecánicas.
  • Seguir las indicacionesque aparezcan en el embalaje acerca de los posibles riesgos de la carga (por ejemplo si la carga es corrosiva). Si no aparecen indicaciones, basta con observar detenidamente la carga (forma, tamaño, puntos peligrosos, puntos de agarre…).
  • Solicitar ayuda a otras personas, si el peso de la carga es excesivo o se deben adoptar posturas incómodas durante la manipulación manual de la carga.
  • Tener prevista la ruta de transporte y el punto de destino final del levantamiento.
  • Utilizar la vestimenta, el calzado y los equipos adecuados (nunca sandalias, zapatillas o similares).

Colocar los pies. Es fundamental colocar un pie más adelantado que el otro en la dirección del movimiento para proporcionar una postura estable y equilibrada que favorezca la manipulación manual de la carga.

Adoptar la postura de levantamiento. Para optimizar la manipulación manual de cargas es muy importante doblar las piernas manteniendo en todo momento la espalda derecha, y mantener el mentón metido. Otra recomendación es no flexionar demasiado las rodillas y no girar el tronco ni adoptar posturas forzadas.

Agarre firme (sujetar firmemente la carga). Lo más importante es que el agarre sea completamente seguro. El mejor tipo de agarre suele ser un agarre en gancho (aunque también puede depender de las preferencias individuales).

Levantamiento suave. No debes mover la carga de forma rápida o brusca (ni dar tirones).

Evitar giros Es preferible mover los pies para colocarse en la posición adecuada, que efectuar un giro peligroso.

Depositar la carga. Si el levantamiento es desde el suelo hasta una altura importante, es fundamental apoyar la carga a medio camino para poder cambiar el agarre, depositar la carga y después ajustarla o realizar levantamientos espaciados.

Estas recomendaciones pueden prevenir lesiones siempre y cuando los trabajadores las tengan en cuenta. Sin embargo, para una prevención de riesgos ergonómicos integral es necesario recurrir a una solución de un mayor alcance.