El banco que patrocina el Palacio de los Deportes de Madrid pone en marcha un ERE que dejará en la calle a más de 200 trabajadores para ahorrar costes
- CSIF se opone radicalmente al ERE en WiZink al considerar que los motivos son puramente económicos y no organizativos o de producción, como alega el banco
05 de Noviembre de 2018

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, se ha opuesto hoy frontalmente al expediente de regulación de empleo (ERE) que va a llevar a cabo WiZink y que dejará en la calle a más de 200 trabajadores. CSIF ha expresado su rechazo a este despido colectivo en la reunión que el banco ha mantenido hoy con los sindicatos para informarles del procedimiento que hoy se pone en marcha y que en ningún momento se ha sentado a negociar.

CSIF rechaza frontalmente este ERE ya que las razones del mismo son puramente económicas y no organizativas o de producción, como sostiene la compañía, que en 2017 registró un beneficio neto de 148,5 millones de euros.

Por ello, CSIF rechaza el ahorro que pretende llevar a cabo esta compañía a costa de los trabajadores, más si cabe cuando no ha escuchado las propuestas que les ha presentado este sindicato, como la recolocación de algunos empleados para evitar los despidos, o que estos puedan ser voluntarios.

Sin embargo, desde que se anunció el ERE el diálogo con los sindicatos ha sido nulo. Por ello, CSIF ha anunciado hoy que no firmará ningún ERE en el que no haya ninguna recolocación.

Por su parte, WiZink volverá a reunirse de nuevo con los sindicatos el próximo martes para que los técnicos de la compañía respondan dudas sobre un ERE que supondrá el despido de 206 trabajadores (105 en WiZink Bank, el 15%; y 101 en WiZink Gestión, el 40%). A partir de hoy, la compañía tiene 30 días de plazo para aplicarlo.

WiZink nació en mayo de 2016 y es el antiguo negocio de tarjetas de Banco Popular (Bancopopular-e, adquirido a Citibank), que fue vendido por el Banco de Santander, tras comprar el Popular, al fondo de capital riesgo Varde Partners en marzo de este año.