CSIF denuncia la presión laboral que sufren barrenderos de Latina de fines de semana por las actitudes despóticas de su encargado
El delegado de CSIF en el Lote 3 (Valoriza) exige a la empresa que tome las medidas necesarias para acabar con esta situación
10 de Noviembre de 2017

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha exigido a los responsables de la empresa Valoriza, adjudicataria del Lote 3 de limpieza viaria de Madrid (Fuencarral-El Pardo, Moncloa-Aravaca y Latina), que tome las medidas necesarias para acabar con las actitudes despóticas y prepotentes del encargado de fines de semana en el distrito de Latina, el cual vulnera los derechos de trabajadores de este turno, que sufren por este motivo una inaceptable presión laboral.

CSIF denuncia que esta persona, que responde a las iniciales de J.B.M., se comporta como un déspota con algunos de sus subordinados, a los que trata con maneras autoritarias e irrespetuosas, avasallando a parte del personal a su cargo, según señala el delegado de CSIF en Valoriza en uno de los numerosos escritos remitidos a la empresa denunciando esta situación.

Personal a cargo de este mando está “harto” de él por sus “arbitrariedades, su prepotencia y sus acciones abusivas y autoritarias”. En uno de los escritos remitidos por CSIF a la empresa se relatan varios episodios sufridos por una trabajadora. En uno de ellos, describe la reacción de su jefe tras ser atacada por un perro: “En la calle Cebreros me muerde un perro, me hace sangre y doy aviso, ya que la gente de la calle avisó a la policía. La reacción de J.B.M. es reírse de la situación y decir que no entendía las cosas que nos pasan, que eso ‘no le pasa a nadie’. Ante estos hechos, los viandantes me animan a denunciar a mi capataz (…)”.

La sección sindical de CSIF Valoriza Lote 3 observa con profunda preocupación estas conductas inapropiadas, que provocan que trabajadores de estos turnos se vean sometidos a una elevada presión laboral. Asimismo, CSIF exige que se den las instrucciones precisas para se acaben estas actitudes, antes de emprender otra vía de denuncia, al estimar que podríamos estar ante un delito de acoso laboral.