(Ceuta) | BECARIOS Con un cinco no basta
20 de Febrero de 2012

Sindicatos y estudiantes arremeten contra la propuesta de Wert de primar el rendimiento académico sobre la renta en el acceso a las becas


Becas para los que obtengan mejores notas. La introducción en el sistema de acceso de ayudas económicas para universitarios de este matiz competitivo -hasta ahora inexistente- ha abierto un nuevo frente en el ámbito educativo, en el que los cambios más insinuados que propuestos por el ministro José Ignacio Wert podrían afectar a más de 14.000 universitarios sólo en Granada, los que actualmente perciben algún tipo de prestación por parte del Ministerio de Educación.

Ni estudiantes ni sindicatos ven claro el camino que señala el ministro Wert con la introducción de una mayor exigencia académica para optar a las ayudas públicas. Desde el Ministerio se argumenta que servirá para premiar a quienes más rindan, pero es cierto que el baremo podría modificarse y ser más exigente con el nivel de renta. Sobre cómo quedará definitivamente el nivel de exigencia, fuentes ministeriales afirman que ni siquiera está claro que las modificaciones se apliquen para el curso que viene.

Organizaciones sindicales y estudiantiles sostienen que, en el trasfondo de la cuestión, puede haber más un interés de recorte de la búsqueda de excelencia y que la aplicación de conceptos del mundo de la empresa no tienen por qué encajar en la docencia. Como poco, las organizaciones sindicales plantean que la propuesta de Wert es un atraso y que, tal y como se ha planteado, primará a aquellos alumnos que cuenten con mejores medios -que puedan, por ejemplo, costearse un profesor particular-, y estén en mejores centros educativos.

Desde Ustea, la responsable federal de Enseñanza, Mónica Ruiz, afirma que detrás del anuncio de Wert está la formación del alumnado "para atender a las necesidades del mercado laboral". "No es que no estemos de acuerdo con mejorar la formación, pero aquellas familias con nivel más alto siempre van a tener más facilidades", asevera Ruiz, que aboga por un sistema que "tiene que propiciar la igualdad de oportunidades" y ajeno a los "vaivenes presupuestarios".

La coordinadora de la Delegación de Estudiantes de la UGR, Bárbara Sánchez, reconoce que "habrá que esperar cómo se plantea" la reforma de los baremos, pero añade que "el que se incentive más a los que saquen mejores notas tiene sentido, pero ya hay becas que reconocen este tipo de rendimiento". En la mayoría de los grados universitarios se exige aprobar el 80% de los créditos, porcentaje que baja al 60% en las carreras técnicas.

Sánchez también tiene claro que, sea en el sentido que sea, cualquier cambio "afecta a muchos estudiantes". El pasado curso se beneficiaron de algún tipo de ayuda del Ministerio 14.306 alumnos de la UGR, pero las solicitudes fueron muchas más, 25.227, prácticamente la mitad del alumnado que cursa estudios en la Universidad de Granada.

El responsable de Universidad de CCOO, Juan Espínola, apunta a la posibilidad de que primar los resultados suponga "que quienes no tengan dinero a la larga van a dejar de estudiar por motivos económicos. Es meter el clasismo dentro de la universidad".

Juan Arboledas, vicepresidente del sector de Enseñanza de CSI.F en Andalucía, por su parte, alega sobre el anuncio de Wert que "nos preocupa que suponga un procedimiento de selección" y que detrás de los argumentos de mejora de resultados en realidad haya "una vuelta de tuerca de los recortes". "Una cosa es establecer un escalón inicial, pero no que la nota sea la base de un procedimiento selectivo", argumenta Arboledas, que apunta al fraude y a la mejora de la gestión como los aspectos en los que debe incidir Wert si quiere recortar gastos.

Igualmente escéptico se muestra José Carlos García, de UGT. "Nos tememos que dar más peso a las notas puede provocar injusticia social", por cuanto que beneficiará a las familias que tengan medios para apoyar a sus hijos en sus estudios mientras que los que no tengan un entorno favorable "se queden en la cuneta".

granadahoy.com
Ver Galería