Ceuta -- “No puedo garantizar que no haya recortes de personal”
29 de Enero de 2012

Nuevo director territorial del Ingesa, Fernando Pérez Padilla, convocó a los medios de comunicación en la sede de la Dirección Territorial donde atendió a las cuestiones más actuales en materia sanitaria.

De entrada, ha de constar en acta la prioridad declarada de “mantener la calidad asistencial”, aunque, vistas la coyuntura, no descartó la existencia de “recortes de personal”.
Aun sin disponer de “datos fidedignos” en los capítulos de recursos económicos y humanos del Ingesa local, Pérez Padilla sí apuntó de modo explícito a su intención de “evitar duplicidades de puestos y prescindir de cargos intermedios innecesarios”, particulares que complementó con el ofrecimiento de su máximo apoyo a una plantilla que quizá “esté desaprovechando horas debido al desánimo”.
Fue hablar de las reclamaciones sindicales y no poder eludir la necesidad de llevar a cabo un gran “pacto local por la sanidad”, antesala de una de mayor calado en el ámbito nacional. De los representantes de los trabajadores mencionó que “su función es estar descontentos”, pero añadió, conciliador, que habrá una “comunicación fluida” –la primera reunión con los sindicatos, anunció, se producirá el próximo lunes o martes– con quienes tratará de “solucionar todos los problemas que tengan solución”.
En la intención de la nueva Dirección, aún sin un equipo conocido ni anunciado está no mirar atrás ni hacer “borrón y cuenta nueva”. Pero subrayó sobre la posibilidad de aplicar una forma innovadora de gestionar. Entre las novedades se oyeron palabras como “educación”, de la sociedad en general a la hora de evitar las agresiones a los profesionales o de estos mismos en cuanto a una atención global, por parte del Ingesa, a los “pacientes de cuidados paliativos”. “No puede recaer solo en el escaso equipo del que disponemos. Atención Primaria y Urgencias también se harán cargo”.

La visita de la ministra Ana Mato, “en dos semanas, a más tardar”

Casi desde el mismo día del nombramiento del equipo del Gobierno central se está hablando de la visita a Ceuta de la nueva ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato. “No será más tarde de dos semanas”, informó el nuevo director territorial del Ingesa, Fernando Pérez Padilla. Antes, apuntó, es preciso que el rector ceutí visite las dependencias del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) en Madrid, visita que aprovechará, aseguró, para conocer más pormenorizadamente “el organigrama” del instituto público. Aun sin fechas concretas, Pérez Padilla prevé que “la semana próxima” será la fecha elegida de su cita con los nuevos directores nacionales del Ingesa. En ese encuentro, el gestor ceutí espera conocer los planes de actuaciones previstos para la actual legislatura. ¿Hablarán de necesidades y de recursos? ¿Acaso de que el grifo se cerró?

La Escuela de Enfermería y la solución del Ingesa

Uno de los asuntos de actualidad en la sanidad ceutí no solo afecta a los profesionales de la salud sino a los futuros. Se trata de los estudiantes de la facultad de Ciencias de la Salud ceutí y futuros enfermeros, cuyo profesorado se ha topado con una sobrevenida espada de Damocles: o profesor o profesional de la sanidad. El reglamento de incompatibilidades, ha dictaminado un reciente recurso, ha sido el responsable de este conflicto laboral que ha reducido la plantilla de la antigua Escuela de Enfermería de 18 docentes a cuatro. El nuevo director territorial del Ingesa, Fernando Pérez Padilla, aseguró que se trata de un problema de “la Ciudad y de la Universidad de Granada”, aunque aseguró haber estado actuando de “mediador”, actitud que pretende seguir mostrando durante las próximas semanas. “En la medida que lo permitan la legislación y los diferentes regímenes de incompatibilidades, desde el Ingesa estamos dispuesto a apoyar una figura intermedia, la de profesor asociado. Esa opción –apostilló Pérez Padilla– aunque deficitaria para el instituto, sería la que asumiríamos”.

Del ‘corralito’
de Lopera y de la población flotante

“Hay muchas cosas que revisar”, contestó el nuevo director territorial del Ingesa, Fernando Pérez Padilla, al referirse al denominado “corralito” del director saliente, Jesús Lopera. “Habrá que optimizar los recursos, se hable de contratos o de la rentabilidad del helicóptero de emergencias”, ejemplificó. En ese mismo sentido se pronunció respecto a la atención a la población flotante, un particular que recoge críticas entre una parte del personal del Ingesa y de la población ceutí. Por un lado, Pérez Padilla quiso subrayar que la asistencia a los enfermos pertenece al ámbito de la deontología médica. “Distinto son los posibles casos de picaresca”, destacó, “asuntos que no podemos gestionar de un modo unilateral”, al tratarse también de asuntos de índole política, mencionó Pérez Padilla. Es por eso por lo que el director territorial del instituto público tiene previsto una reunión con el delegado del Gobierno: tratarán sobre la atención a la población transfronteriza, a la que habría que atender, claro, pero estudiando los beneficios que pudieran revertir en la sanidad ceutí. “Que no suponga un gravamen para la población de Ceuta”, apostilló.

Nuevo director territorial del Ingesa, Fernando Pérez Padilla, convocó a los medios de comunicación en la sede de la Dirección Territorial donde atendió a las cuestiones más actuales en materia sanitaria.

De entrada, ha de constar en acta la prioridad declarada de “mantener la calidad asistencial”, aunque, vistas la coyuntura, no descartó la existencia de “recortes de personal”.

Aun sin disponer de “datos fidedignos” en los capítulos de recursos económicos y humanos del Ingesa local, Pérez Padilla sí apuntó de modo explícito a su intención de “evitar duplicidades de puestos y prescindir de cargos intermedios innecesarios”, particulares que complementó con el ofrecimiento de su máximo apoyo a una plantilla que quizá “esté desaprovechando horas debido al desánimo”.
Fue hablar de las reclamaciones sindicales y no poder eludir la necesidad de llevar a cabo un gran “pacto local por la sanidad”, antesala de una de mayor calado en el ámbito nacional. De los representantes de los trabajadores mencionó que “su función es estar descontentos”, pero añadió, conciliador, que habrá una “comunicación fluida” –la primera reunión con los sindicatos, anunció, se producirá el próximo lunes o martes– con quienes tratará de “solucionar todos los problemas que tengan solución”.
En la intención de la nueva Dirección, aún sin un equipo conocido ni anunciado está no mirar atrás ni hacer “borrón y cuenta nueva”. Pero subrayó sobre la posibilidad de aplicar una forma innovadora de gestionar. Entre las novedades se oyeron palabras como “educación”, de la sociedad en general a la hora de evitar las agresiones a los profesionales o de estos mismos en cuanto a una atención global, por parte del Ingesa, a los “pacientes de cuidados paliativos”. “No puede recaer solo en el escaso equipo del que disponemos. Atención Primaria y Urgencias también se harán cargo”.

La visita de la ministra Ana Mato, “en dos semanas, a más tardar”

Casi desde el mismo día del nombramiento del equipo del Gobierno central se está hablando de la visita a Ceuta de la nueva ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato. “No será más tarde de dos semanas”, informó el nuevo director territorial del Ingesa, Fernando Pérez Padilla. Antes, apuntó, es preciso que el rector ceutí visite las dependencias del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) en Madrid, visita que aprovechará, aseguró, para conocer más pormenorizadamente “el organigrama” del instituto público. Aun sin fechas concretas, Pérez Padilla prevé que “la semana próxima” será la fecha elegida de su cita con los nuevos directores nacionales del Ingesa. En ese encuentro, el gestor ceutí espera conocer los planes de actuaciones previstos para la actual legislatura. ¿Hablarán de necesidades y de recursos? ¿Acaso de que el grifo se cerró?

La Escuela de Enfermería y la solución del Ingesa

Uno de los asuntos de actualidad en la sanidad ceutí no solo afecta a los profesionales de la salud sino a los futuros. Se trata de los estudiantes de la facultad de Ciencias de la Salud ceutí y futuros enfermeros, cuyo profesorado se ha topado con una sobrevenida espada de Damocles: o profesor o profesional de la sanidad. El reglamento de incompatibilidades, ha dictaminado un reciente recurso, ha sido el responsable de este conflicto laboral que ha reducido la plantilla de la antigua Escuela de Enfermería de 18 docentes a cuatro. El nuevo director territorial del Ingesa, Fernando Pérez Padilla, aseguró que se trata de un problema de “la Ciudad y de la Universidad de Granada”, aunque aseguró haber estado actuando de “mediador”, actitud que pretende seguir mostrando durante las próximas semanas. “En la medida que lo permitan la legislación y los diferentes regímenes de incompatibilidades, desde el Ingesa estamos dispuesto a apoyar una figura intermedia, la de profesor asociado. Esa opción –apostilló Pérez Padilla– aunque deficitaria para el instituto, sería la que asumiríamos”.

Del ‘corralito’
de Lopera y de la población flotante

“Hay muchas cosas que revisar”, contestó el nuevo director territorial del Ingesa, Fernando Pérez Padilla, al referirse al denominado “corralito” del director saliente, Jesús Lopera. “Habrá que optimizar los recursos, se hable de contratos o de la rentabilidad del helicóptero de emergencias”, ejemplificó. En ese mismo sentido se pronunció respecto a la atención a la población flotante, un particular que recoge críticas entre una parte del personal del Ingesa y de la población ceutí. Por un lado, Pérez Padilla quiso subrayar que la asistencia a los enfermos pertenece al ámbito de la deontología médica. “Distinto son los posibles casos de picaresca”, destacó, “asuntos que no podemos gestionar de un modo unilateral”, al tratarse también de asuntos de índole política, mencionó Pérez Padilla. Es por eso por lo que el director territorial del instituto público tiene previsto una reunión con el delegado del Gobierno: tratarán sobre la atención a la población transfronteriza, a la que habría que atender, claro, pero estudiando los beneficios que pudieran revertir en la sanidad ceutí. “Que no suponga un gravamen para la población de Ceuta”, apostilló.

elfarodigital.es
Ver Galería