CSI-F CALIFICA DE ENREVESADO Y POCO AMBICIOSO EL NUEVO PLAN DE AHORRO DE BARREDA
19 de Enero de 2011

El sindicato denuncia que algunas medidas como el control de las bajas médicas pueden perjudicar a los empleados públicos.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI·F) considera que el enésimo plan de ahorro aprobado por el Gobierno de Castilla-la Mancha se muestra de poca envergadura y muy complicado en su aplicación.

CSI·F reconoce la necesidad de controlar el déficit pero pide medidas más valientes y efectivas como el recorte en gastos suntuarios y de propaganda, la desaparición del segundo canal de CMT, la eliminación de muchas empresas públicas y la reducción drástica de altos cargos, asesores y libres designaciones.

Para CSI·F el plan de ahorro de Barreda conseguirá pocos ingresos y una escasa reducción de los gastos, con el enorme riesgo que supone para los ciudadanos y para el crecimiento de la región el retraso de inversiones, el aumento de las cargas impositivas o el recorte a los Ayuntamientos que ya tardan años en pagar a sus proveedores.

CSI·F considera que algunas de las medidas como el control de las bajas médicas se tornarán en perjudiciales para los empleados públicos que se verán inspeccionados permanentemente por un sistema burocrático que criminaliza al colectivo, muchas veces al margen de la legalidad o de los aspectos puramente médicos o sanitarios.

CSI·F valora la implantación de otras medidas como el cierre de edificios administrativos a las cinco de la tarde o el camino hacia la consecución de una Administración sin papel.

El sindicato independiente pide que este proceso se haga con sensatez y sin perjudicar en ningún caso a los empleados públicos que pudieran verse afectados en lo referente a jornada laboral, modificación de los horarios, reducción de plantilla o a tasa de reposición de efectivos.