CSIF no quiere ni oír hablar de ERTES ni medidas drásticas en las empresas públicas
# Los costes, que ya ha originado la crisis del COVID-19, no los pueden pagar los trabajadores: ni bajadas de sueldo ni ajustes de plantillas.

# Si hay empresas, que deben dar ejemplo en un momento tan delicado, esas son las empresas públicas

# CSIF exige al sector público empresarial rebajar ya la incertidumbre de sus trabajadores
08 de Abril de 2020

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios, sindicato más representativo en las administraciones públicas, no quiere ni oír hablar de ERTES ni de medidas drásticas en las empresas públicas. El sindicato es consciente de las dificultades que origina la prolongación del Estado de Alarma hasta el 26 de abril en el sector público empresarial pero los costes de esta situación no los pueden pagar los trabajadores. Si hay empresas que, en un momento tan delicado como el actual, deben dar ejemplo ésas son las empresas públicas destinadas a mejorar la calidad de vida de la ciudadanía. Desde sus posibilidades, las empresas públicas como pueden ser Correos, Puertos del Estado, Tragsa, Navantia, Renfe o Paradores (que puso sus establecimientos a disposición sanitaria) presumen de haberse volcado con la crisis del COVID-19. CSIF exige que ahora es el momento de volcarse con sus trabajadores, de rebajar la incertidumbre de los mismos y de encontrar entre todos el camino para recuperar a medio plazo el tiempo perdido por el Estado de Alarma. Por todo ello, CSIF exige calma antes de emprender la más mínima acción que pueda perjudicar los derechos de los trabajadores. En este escenario, el sindicato defiende que las empresas públicas no pueden meter más presión sobre las arcas del Estado. El hecho de que la actividad haya caído de forma sustancial o de que haya empresas que han cerrado directamente, no es motivo para proponer ajustes salariales o de plantillas entre otras razones porque el indice de temporalidad ya es muy alto en el sector público empresarial. El Sector de CSIF de Entidades Públicas Estatales vigilará muy de cerca a las empresas públicas y, como siempre, se declara a disposición de los trabajadores. Las situaciones son muy diversas. Hay empresas que han reducido el problema gracias al teletrabajo, las hay que han cerrado o que directamente se han quedado sin trabajo por el descenso de la actividad. Pero CSIF defiende que ahora cualquier medida drástica, lejos de suavizar el problema, lo va a acrecentar.