CSIF exige a Correos estar a la altura de sus más de 300 años de historia
# El sindicato demanda a la Dirección una convocatoria real de servicios mínimos en la que se minimicen los riesgos de empleados y ciudadanía.

# Ayer lunes se registraron en las oficinas de Correos más empleados que usuarios, y ese no es el camino para nadie.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) exige a Correos estar a la altura de la ciudadanía y de sus más de 300 años de historia. Es la principal conclusión que recoge el sindicato tras la caótica mañana de ayer lunes en las que en las oficinas de Correos se ha radiografiado una situación anómala: había más empleados que usuarios. El sindicato defiende que ese no es el camino porque, a día de hoy, no hay equipos de protección individual que garanticen las medidas de seguridad que exige la Ley para empleados y clientes. Un escenario que CSIF ya advirtió en la madrugada del lunes y que ha provocado en esta mañana de lunes situaciones confusas: desde empleados a los que los jefes han ordenado regresar a sus casas hasta trabajadores, que han salido a la calle con sus carros de reparto y a los que la propia policía ha instado a volver a sus domicilios.

CSIF demanda a la Dirección de Correos no perder el norte en una situación tan dolorosa como la que vive el país. El sindicato recuerda que es preferible volver atrás que perderse en el camino. Por ello, CSIF exige a Correos que rectifique y que plantee una convocatoria real de servicios mínimos, que es lo que se necesita el país en este momento. Pero para llevarla a cabo es imprescindible que, tanto los empleados como los usuarios que acudan a las oficinas o reciban a los carteros en sus casas, tengan los medios de protección suficientes para garantizar su salud: mascarillas, guantes y geles antisépticos. Sin esos medios no podemos seguir adelante. No podemos comprometer la salud de nuestros empleados ni de la ciudadanía ni convertirnos en un foco de propagación de una enfermedad que tiene al país en vilo.

Correos nunca ha hecho eso en sus más de 300 años de historia y no puede hacerlo ahora. Se trata de estar a la altura de su historia que es la que le ha permitido estar más de 300 años garantizando un servicio público que ha de ser ejemplar y que hoy lunes, el primer día laboral desde la declaración del Estado de Alarma, no lo fue. Y eso es lo que CSIF no concibe de ninguna de las maneras. Pero seamos constructivos. Aún hay tiempo para rectificar, pero tiene que ser ya. A partir de hoy mismo.