CSIF gana una sentencia que obliga al ayuntamiento de Cuarte de Huerva a adaptar la jornada de una limpiadora para que pueda conciliar y atender a su hija discapacitada
-La sentencia da la razón a una mujer, que pedía trabajar en horario de mañanas para poder atender a su hija discapacitada. CSIF le apoyó y llevó su caso a los tribunales.
15 de Diciembre de 2021

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha ganado una sentencia que obliga al ayuntamiento de Cuarte de Huerva a adaptar la jornada de una trabajadora para que pueda conciliar y atender a su hija discapacitada. CSIF, que intentó negociar con el ayuntamiento antes de llegar a los tribunales, aplaude esta sentencia y destaca la importancia de tomar medidas para facilitar la conciliación de la vida personal, familiar y laboral.

La demandante trabaja como limpiadora para el ayuntamiento desde 2018. La mujer está separada, y tiene una hija de 20 años con una discapacidad del 75% que asiste a un colegio de educación especial en Zaragoza, con horario de 8.30 a 16.25. La mujer trabaja limpiando en el colegio Pilar Bayona de Cuarte de Huerva, en horario de 16.30 a 20.30, de lunes a viernes. Y pidió al ayuntamiento la adaptación de su jornada a realizar en horario de 10.00 a 14.00 en cualquier centro de la localidad de Cuarte de Huerva.

El ayuntamiento se negó argumentando que su hija es mayor de 12 años y que no dispone de otros puestos de limpieza en horario de mañana, hechos que la sentencia rebate. La sentencia, del juzgado de lo social número 5 de Zaragoza, señala que “no quedan suficientemente acreditadas razones organizativas que pudieran justificar la negativa del ayuntamiento”, ya que sí hay otros puestos de limpieza en edificios municipales en horario de mañana. También apunta que las personas trabajadoras pueden pedir la adaptación de jornada para cuidar a hijos mayores de 12 años “cuando concurran causas familiares que hagan necesario ajustar la duración y distribución de la jornada de trabajo”.

El fallo reconoce el derecho de la demandante a adaptar su hornada en horario de lunes a viernes de 10.00 a 14.00 y condena al ayuntamiento a pagar 500 euros a la mujer como indemnización por daños y perjuicios.