CSI·F rechaza la reforma laboral propuesta por el Gobierno
13 de Febrero de 2012



Cualquier medida fallará en la creación de empleo si no va acompañada de medidas que persigan el fraude fiscal, la economía sumergida y la reactivación racional de la inversión pública.



Zaragoza (13/2/12).-CSI·F manifiesta su rechazo a las medidas de la reforma laboral propuesta por el Gobierno, que no van a servir para crear empleo sino que van a desequilibrar las relaciones laborales en España, facilitando la destrucción del empleo y precarizando aún más las condiciones laborales y salariales de los trabajadores, además de contribuir decisivamente al desmantelamiento del sector público.
Si ahora no se genera empleo es por la recesión, la caída del consumo interno, la falta de crédito y el déficit generado por unos administradores políticos que han derrochado. Y nos lo están haciendo pagar a los trabajadores.
Creemos que esta reforma, por sí sola, no va a crear empleo si no va acompañada de medidas que persigan el fraude fiscal, la economía sumergida y la reactivación racional de la inversión pública.

Se quiere salir de la crisis con el sacrifico único de los trabajadores
Se facilita el despido al reducir la indemnización por despido improcedente a 33 días y con un límite de 12 mensualidades. Con la ampliación de las causas objetivas para el despido procedente, todos los despidos serán de 20 días con el tope de 12 mensualidades y teniendo el trabajador que probar en los tribunales la improcedencia del despido.
Se propicia la destrucción de empleo en el sector público, sin entrar a valorar si es necesario o no, y se rechaza la negociación y cualquier intento de adecuar las administraciones públicas: el Estado, las comunidades autónomas y los ayuntamientos podrán despedir al personal laboral que accedió a su plaza mediante oposición aduciendo causas técnicas, organizativas o de producción, igual que en la empresa privada.

Facilita los EREs y resta valor a los convenios
Las empresas no necesitaran la aprobación de la autoridad laboral competente, solo tendrán que comunicar su decisión. También podrán reducir los salarios e incrementar las jornadas por razones económicas o técnicas, y el trabajador que no esté de acuerdo será despedido con 20 días por año.
Elimina la ultra actividad de los convenios, despojando a los trabajadores de los derechos del convenio en caso de que la patronal lo denuncie y, trascurrido el plazo de 2 años, no se llegue a acuerdo.

Prima a las ETTs frente al INEM
En el capítulo I, el de medidas para favorecer la empleabilidad de los trabajadores, dedica su primera parte a las empresas de trabajo temporal (ETT) que te contratan y luego te ceden para que prestes los servicios en otra empresa, suplantando al INEM. Una amplia extensión del capítulo para ellas, intermediarios que suplen a las administraciones ante la imposibilidad, forzada por los políticos, para que la administración pública realice su trabajo. Sería necesario que se les dé a las oficinas de empleo la operatividad que merecen.
No se adoptan medidas para luchar contra la economía sumergida. Habrá que controlar que el nuevo contrato para PYMES, que permite compatibilizar el cobro del 25% del desempleo, para que no se convierta en una figura abusiva.

Ver Galería